vivir sin humo

Start here

és possible deixar de fumar?

Quants fumadors s´han formulat alguna vegada la pregunta de si serien capaços de deixar de fumar. Molts s´autoconvencen de que estan ajornant la decisió pensant que deixar de fumar és una cosa senzilla que podran dur a terme el dia que finalment decideixin fer-ho i que no els hi suposarà un gran esforç. La realitat és una altra molt diferent; deixar de fumar és una tasca molt difícil i requereix d´una força de voluntat i una determinació absolutes. En primer lloc, la primera cosa que es requereix per deixar de fumar, és tenir el convenciment de voler fer-ho. I aquest propòsit ha de provenir d´un mateix. És el mateix fumador el que ha d´arribar a aquesta determinació. Des de la pròpia experiència, considerem que no es possible assolir aquesta fita amb èxit si ens sentim empesos per altres. No és que no pugui ser una ajuda que persones del voltant ens incentivin a assolir aquest repte, sinó que, sense la total motivació d´un mateix, és pràcticament impossible abandonar un hàbit tan addictiu com el que suposa el fumar.

 

 

 

Cal que tinguem en compte que la única arma amb la que contarà el fumador per aconseguir abandonar aquest hàbit tan poc saludable serà la seva pròpia determinació. En els primer moments serà clau ser capaç de suportar el malestar que provoca el síndrome d´abstinència del tabac. Quan l´ansietat ens ataqui, quan ens falti la respiració, quan estiguem a punt de reincidir en la nostra addicció haurem de ser forts i mostrar la fortalesa de la nostra força de voluntad. I així serà sempre. El més dur són els primer dies. Però no pensem que superant-los la feina ja està enllestida. Ni molt menys. Nosaltres mateixos portem ja anys sense fumar i encara hi ha moments en que ens venen al cap la idea d´anar a comprar una caixeta de cigarretes i fumar-nos-en alguna.

 

Comentari expressat per estudiants de psicologia de la Universitat Oberta de Catalunya. Aquesta obra es publica sota una llicència Creative Commons License. Creative Commons License

 

consecuencias del tabaquismo

CATARATAS
Se considera que el tabaco causa o agrava varias afecciones de los ojos. Las cataratas (opacidad del cristalino) es un 40% mayor en los fumadores y sucede por dos mecanismos; por la irritación directa de los ojos y la liberación en los pulmones de sustancias químicas que llegan a los ojos a través de la sangre.
ARRUGAS
El tabaco provoca un envejecimiento prematuro de la piel debido al desgaste de las proteínas que le dan elasticidad y la reducción del riego sanguíneo que sufre el tejido. Los fumadores tienen una piel seca, áspera y surcada por arrugas diminutas sobre todo alrededor de los ojos
PÉRDIDA DEL OIDO
El tabaco hace que se formen placas en las paredes de los vasos sanguíneos, con la consiguiente reducción del riego del oído interno. Por ello, los fumadores pueden perder oído a edades más tempranas que los no fumadores y son más vulnerables a esa complicación en caso de infección del oído o exposición a ruidos intensos. Asimismo, los fumadores son tres veces más propensos que los no fumadores a padecer infecciones del oído medio.
CÁNCER
Se ha demostrado que más de 40 productos químicos contenidos en el tabaco causan cáncer.
Los fumadores tienen una probabilidad unas 20 veces más alta de sufrir cáncer de pulmón que los no fumadores. El tabaco es la causa de cerca del 90% de nuevos casos de cáncer de pulmón. Estudios recientes sugieren que fumar intensamente puede favorecer el cáncer de mama.
DETERIORO DE LA DENTADURA
El tabaco favorece que se forme con mayor frecuencia el sarro, tiñe los dientes de amarillo y tiene mal aliento
ENFISEMA
Además del cáncer de pulmón, el tabaco causa enfisema y reduce la capacidad pulmonar de captar oxígeno y expulsar dióxido de carbono. En casos extremos, el paciente no puede respirar sin la ayuda de un respirador al padecer infecciones del oído medio.
OSTEOPOROSIS
El monóxido de carbono, el gas más nocivo proveniente del humo de combustión de los vehículos y del tabaco, es absorbido por la sangre mucho más rápidamente que el oxígeno, lo que reduce hasta en un 15% la capacidad de transporte de oxígeno de la sangre en los fumadores empedernidos. Como consecuencia de ello, los huesos de los fumadores se fracturan más fácilmente y tardan hasta un 80% más en soldarse.
CARDIOPATIAS
Las enfermedades cardiovasculares son la causa de una de cada tres defunciones en el mundo. El consumo de tabaco figura entre las principales causas asociados a las enfermedades cardiovasculares. El tabaco acelera la frecuencia cardiaca, eleva la presión arterial y aumenta el riesgo de hipertensión y de obstrucción de las arterias, lo que puede provocar ataques cardiacos y accidentes cerebro-vasculares.
ÚLCERA GÁSTRICA
El consumo de tabaco altera el comportamiento de las bacterias que causan las úlceras del estómago y reduce la capacidad de éste para neutralizar el ácido después de las comidas. Las úlceras de los fumadores responden peor al tratamiento y tienden a reaparecer más a menudo.
DEDOS
El alquitrán que contiene el humo del tabaco se acumula en los dedos y las uñas y los tiñe de un color pardo amarillento.
CÁNCER EN LA MUJER Y ABORTO
Además de aumentar el riesgo de cáncer cervicouterino, trae problemas de infertilidad en las mujeres y provoca complicaciones durante el embarazo y el parto.
El aborto espontáneo es entre dos y tres veces más frecuente entre las fumadoras, al igual que la muerte prenatal, debido a la privación de oxígeno que sufre el feto y las anomalías que afectan a la placenta como consecuencia del monóxido de carbono y la nicotina del humo de los cigarrillos.
El síndrome de muerte súbita del lactante también se asocia al consumo de tabaco. Por último, el tabaco puede reducir el nivel de estrógenos, y adelantar así la menopausia.
ESPERMATOZOIDES
El tabaco puede alterar la morfología de los espermatozoides y dañar su ADN, lo que aumenta el riesgo de aborto espontáneo y defectos congénitos. Según algunos estudios, los hombres fumadores tienen más probabilidades de engendrar un niño que padezca cáncer. El tabaco también reduce el número de espermatozoides y dificulta el riego sanguíneo del pene, lo que puede provocar impotencia. La esterilidad es más frecuente entre los fumadores.

Contributions to http://cotecnova-tabaco.wikispaces.com/ Esta obra se publica bajo una licencia Creative Commons License. Creative Commons License

legislación española sobre el tabaco

ATENCIÓN: Este artículo hace referencia a la Ley 42/2010, de 30 de diciembre, por la que se modifica la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, puesta en marcha en el año 2011. Al ser una modificación de la ley que entró en vigor en 2006, se hacen constantes referencias a ésta última, por lo que para tu comodidad, hemos mantenido publicado un artículo con toda la información de la ley 28/2005. [accede…]

 

Texto íntegro - Ley 42/2010, de 30 de diciembre, por la que se modifica la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco.

Texto íntegro – Ley 42/2010, de 30 de diciembre, por la que se modifica la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco.

 

Desde el pasado 1 de enero de 2006, en España no se había producido ningún avance legislativo en materia de tabaquismo. En cambio, durante el año 2010, el Gobierno del Estado Español promovió una modificación de la ley 28/2005, de 26 de diciembre en la que se regulaba el consumo, venta y publicidad de este tóxico.
El fruto de esa mejora legislativa propuesta se refleja en la Ley 42/2010, de 30 de diciembre, por la que se modifica la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, que actualmente está en vigor y que aquí te detallamos.
Si no deseas leer un resumen con las modificaciones más importantes que se le han aplicado a la ley 28/2005 y necesitas comprobar la normativa con más profundidad, puedes leer el documento completo con el texto íntegro de la Ley pinchando en la imagen del recuadro.

 

Señalización que regula esta normativa

 

Puedes consultar, descargarte o imprimir todos los carteles oficiales desarrollados por el Gobierno Central y las distintas Comunidades Autónomas en la siguiente sección de eltabacoapesta.com [accede…].

 

Contenido de la modificación

 

La modificación establece una serie de medidas complementarias a las determinadas por la Ley 28/2005. En primer lugar y como novedad se incluyen las siguientes definiciones en el artículo 2:

 

  • Espacios de uso público: lugares accesibles al público en general o lugares de uso colectivo, con independencia de su titularidad pública o privada
  • Espacio al aire libre en el ámbito de la hostelería: todo espacio no cubierto o todo espacio que estando cubierto esté rodeado lateralmente por un máximo de dos paredes, muros o paramentos

 

Las medidas más destacables se resumen en el siguiente cuadro y a continuación se desarrollan las directrices de la ley:

 

  1. SERAN LUGARES LIBRES DE LA CONTAMINACIÓN DEL HUMO DEL TABACO:
    Todos los bares, restaurantes y otros centros de hostelería, centros de ocio o esparcimiento, salas de fiesta y establecimientos de juego, estaciones de autobuses, estaciones ferroviarias y marítimas, puertos, aeropuertos, salas de teatro, cine y otros espectáculos públicos, recintos de parques infantiles y áreas o zonas de juego para la infancia, incluido los que estén al aire libre y todos los demás espacios cerrados de uso público o colectivo
  2. SE ESTABLECE LA POSIBILIDAD DE HABILITAR ZONAS DE FUMADORES CUMPLIENDO ESPECIFICACIONES CONCRETAS Y SOLO PARA USO DE CLIENTES, INTERNOS Y RESIDENTES:
    En hoteles, establecimientos penitenciarios, centros psiquiátricos y residencias de mayores.
  3. SE PROHIBE QUE APAREZCAN PERSONAS FUMANDO:
    En programas de televisión, incluidos los invitados, así como en los servicios de la sociedad de la información, y mostrar o mencionar marcas, logotipos o nombres comerciales.
  4. SE AUTORIZA LA UBICACIÓN DE MAQUINAS EXPENDEDORAS DE PRODUCTOS DEL TABACO:
    Se autoriza la ubicación de máquinas expendedoras de productos del tabaco en tiendas de conveniencia situadas en estaciones de servicio, así como la venta manual de cigarros y cigarritos en locales con autorización.
  5. SE ESTABLECEN MEDIDAS RELACIONADAS CON:
    Desigualdades, planes de prevención, en especial a menores, junto con programas y tratamientos de deshabituación.
  6. INFORME DE EVALUACIÓN DEL IMPACTO EN SALUD
    El Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad remitirá a las Cortes Generales, con carácter bienal y durante los cuatro años siguientes a la entrada en vigor de la Ley, un informe de evaluación del impacto de esta modificación sobre la salud pública.

 

 
Medidas incluidas en la ley de acuerdo a sus directrices principales:

 

  • Elevar el nivel de protección frente al humo del tabaco (artículos 7 y 8 de la Ley 28/2005): Bajo esta premisa, podemos resumir las modificaciones introducidas en los siguientes puntos:
    • Se prohíbe fumar en todos los espacios cerrados públicos y de uso colectivo. Bajo este epígrafe se incorporan a los anteriores espacios libres de humo, eliminando la posibilidad de mantener espacios para fumadores, los bares, restaurantes, salas de fiesta, discotecas, locales de ocio, de juego y recreativos, puertos, aeropuertos, estaciones de trenes y autobuses.
    • Se modifica la redacción relativa a la prohibición de fumar en centros sanitarios y educativos de forma que se clarifica en ambos casos la prohibición de fumar en todo el recinto, incluidos los espacios al aire libre y espacios cubiertos, a excepción de los centros universitarios en los que no está prohibido fumar en los espacios al aire libre.
    • Se regula la situación relativa a los hoteles, estableciendo la posibilidad de destinar hasta un 30% de las habitaciones para fumadores de manera permanente, siempre que estén señalizadas, separadas del resto, con ventilación independiente, se informe a los clientes por anticipado y no se permita a los trabajadores la entrada a las mimas en presencia de clientes.
    • Se modifica la redacción del texto sobre establecimientos penitenciarios para clarificar que se permite habilitar zonas separadas, señalizadas y con dispositivos de ventilación independiente para que los internos fumen, además de al aire libre.
    • Se modifica la redacción del texto sobre establecimientos psiquiátricos para clarificar que en los de media y larga estancia se permite habilitar zonas separadas, señalizadas y con dispositivos de ventilación independiente para que los pacientes fumen, además de al aire libre.
    • Se modifica la redacción del texto sobre centros residenciales de mayores para clarificar que se permite habilitar zonas separadas, señalizadas y con dispositivos de ventilación independiente para que los residentes fumen. No se permite fumar en las habitaciones.
  • Aumentar las medidas de protección de los menores:
    • Se prohíbe fumar en espacios al aire libre destinados a menores como recintos infantiles de parques y zonas de juego para la infancia.
    • Se insta a las Administraciones públicas competentes a promover las medidas necesarias para la protección de la salud y la educación de los menores, con el fin de prevenir y evitar el inicio en el consumo y de ayudar a estos en el abandono de la dependencia. A introducir contenidos orientados a la prevención y a la concienciación contra el tabaquismo en los planes formativos del profesorado. A potenciar la puesta en marcha de programas de actuación en la atención pediátrica infantil, con información específica para los padres fumadores y campañas sobre los perjuicios que la exposición al humo provoca en los menores.
  • Modificar las medidas de control de los productos y de la promoción indirecta: Se han establecidos dos medidas básicas
    • Se define claramente la prohibición de que aparezcan personas fumando en programas de televisión, incluidos los invitados, así como en los servicios de la sociedad de la información, y mostrar o mencionar marcas, logotipos o nombres comerciales
    • Se modifica la redacción actual del texto sobre ubicación de máquinas expendedoras de productos del tabaco, manteniéndose en quioscos y locales específicos de venta de prensa con acceso directo a la vía pública, y en salas de fiesta, hoteles y bares y restaurantes, y se incluyen las tiendas de conveniencia situadas en estaciones de servicio.
    • Se permite la venta manual de cigarros y cigarritos provistos de capa natural en los bares, restaurantes y demás establecimientos de restauración cerrados, que cuenten con autorización administrativa otorgada por el Comisionado para el Mercado de Tabacos.
  • Detallar medidas sanitarias relacionadas con desigualdades, planes de prevención y programas y tratamientos de deshabituación:
    • Se insta a las Administraciones públicas competentes a promover el desarrollo de programas sanitarios para la deshabituación tabáquica en la red asistencial sanitaria, en especial en la atención primaria, los programas de promoción del abandono del consumo de tabaco en instituciones docentes, centros sanitarios, centros de trabajo y entornos deportivos y de ocio.
    • Se insta al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud a potenciar y promover la creación de unidades de deshabituación tabáquica, a definir los grupos prioritarios que resulten más vulnerables y el acceso a tratamientos de deshabituación tabáquica, cuya eficacia y coste-efectividad haya sido avalada por la evidencia científica, valorando, en su caso, su incorporación a la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud.
    • Se insta a las Administraciones públicas a atender, de manera particular, la perspectiva de género y las desigualdades sociales.
  • Modificación de infracciones y sanciones:
    • Se consideran infracciones leves:
      • Fumar en los lugares en que exista prohibición o fuera de las zonas habilitadas al efecto.
      • No informar en la entrada de los establecimientos de la prohibición de fumar o no cumplir el resto de obligaciones formales a que se refiere esta Ley.
    • Se consideran infracciones graves:
      • Habilitar zonas para fumar en establecimientos y lugares donde no esté permitida su habilitación.
      • Permitir fumar en los lugares en los que existe prohibición de hacerla.
    • Cuantías de las sanciones:
      • Se modifica el apartado sobre cuantía de las sanciones, para establecer que las relativas a fumar en los lugares donde exista prohibición serán sancionadas con multa de hasta 30 euros si la conducta infractora se realiza de forma aislada.
  • Otras disposiciones:
    • El Gobierno, mediante Real Decreto, determinará los contenidos y componentes de los productos del tabaco, en especial los elementos adictivos, así como las condiciones de etiquetado que éstos deberán cumplir.
    • En los centros o dependencias en los que existe prohibición legal de fumar deberán colocarse en su entrada, en lugar visible, carteles que anuncien la prohibición del consumo de tabaco y los lugares, en los que, en su caso, se encuentren las zonas habilitadas para fumar. Estos carteles estarán redactados en castellano y en la lengua cooficial con las exigencias requeridas por las normas autonómicas correspondientes.
    • Se dispone que lo establecido en esta Ley se entiende sin perjuicio de las demás limitaciones y prohibiciones al consumo de tabaco, contenidas en la normativa sobre prevención de riesgos laborales, cuya vigilancia y control corresponde a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.
    • A los clubes privados de fumadores, legalmente constituidos como tales, no les será de aplicación lo dispuesto en esta Ley, relativo a la prohibición de fumar, publicidad, promoción y patrocinio, siempre que se realice en el interior de su sede social, mientras en las mismas haya presencia única y exclusivamente de personas socias.
      A los efectos de esta Disposición, para ser considerado club privado de fumadores deberá tratarse de una entidad con personalidad jurídica, carecer de ánimo de lucro y no incluir entre sus actividades u objeto social la comercialización o compraventa de cualesquiera bienes o productos consumibles. En ningún caso se permitirá la entrada de menores de edad a los clubes privados de fumadores.
    • Corresponde a las Comunidades Autónomas, en su respectivo ámbito territorial, aprobar las normas de desarrollo y ejecución de esta Ley, incluidas las características y advertencias sanitarias correspondientes.

 

Fundamentos de la modificación

 

La modificación de la Ley se inspiró en los siguientes puntos:

 

  1. Protección a la población del humo ambiental del tabaco.
  2. Protección a toda la población trabajadora del humo ambiental del tabaco en sus centros y lugares de trabajo.
  3. Protección a la población menor de edad del humo ambiental del tabaco.
  4. Prevención del inicio del consumo de tabaco.
  5. Facilitar la deshabituación tabáquica.
  6. Desnormalizar el consumo de tabaco en la sociedad.

 

Teniendo como base estos puntos, se procedió a diseñar una serie de medidas que contribuyeran a elevar la protección de la salud de toda la población, tanto en lo relativo ampliar los espacios no contaminados por humo del tabaco como a la prevención del inicio y facilidades para la deshabituación. Como parte esencial del proyecto, se procedió a evaluar el beneficio-riesgo, fundamentalmente sanitario pero también sobre los costes económicos y sociales de las medidas proyectadas. El documento de evaluación está disponible en la página Web del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. A continuación se describe un resumen.

 

  1. FUNDAMENTOS SANITARIOS
    1. Enfermedades y muertes causadas por el tabaco
      • Morbi-mortalidad atribuible al consumo de tabaco
        El tabaco es la primera causa evitable de enfermedad, invalidez y muerte prematura en el mundo según la OMS, constituyendo un problema de salud pública de primera magnitud en los países desarrollados.
        En España mueren cada año alrededor de 50.000 personas por enfermedades derivadas del consumo de tabaco, una cifra mayor que el conjunto de fallecidos por accidentes de tráfico, SIDA y consumo de drogas ilegales. Una cuarta parte (26,5%) de estas muertes atribuibles al tabaco, son muertes prematuras, ocurridas antes de los 65 años. Esto equivaldría a una media diaria de 137 muertes como consecuencia del tabaco.
        El consumo de tabaco está vinculado a la aparición de unas 30 enfermedades, entre ellas 10 tipos de cáncer, y es la principal causa de más de la mitad de las enfermedades cardiovasculares.
        La lista de enfermedades a las que se asocia es interminable; así pues está ampliamente demostrado que el tabaco es responsable de más del 90% de los casos de bronquitis, del 95% de los casos de cáncer de pulmón, del 30% de todas las cardiopatías coronarias y está también asociado a la aparición de cáncer de cavidad bucal y laringe, esófago, estómago, páncreas, riñón, vejiga, cuello uterino y leucemia mieloide aguda. También está vinculado a un mayor riesgo de diabetes, depresión, adicción al alcohol y otras sustancias, mayor prevalencia de enfermedades psiquiátricas, alteraciones del gusto y el olfato, periodontitis, cataratas, infertilidad, retrasos en la concepción, partos prematuros, recién nacidos de bajo peso, adelanto de la menopausia, incremento de la osteoporosis y del riesgo de fractura de cadera.
      • Morbi-mortalidad atribuible a la exposición al humo del tabaco
        La evidencia científica ha demostrado de manera inequívoca que la exposición al humo de tabaco es causa de morbilidad, discapacidad y mortalidad, y que no hay ningún nivel de exposición seguro al HAT.
        Los datos disponibles en España para el año 2002, estimaron entre 1.228 y 3.237 las muertes atribuibles a la exposición al humo ambiental de tabaco (HAT) en no fumadores (en el trabajo y el hogar), teniendo en cuenta solo el cáncer de pulmón y las enfermedades cardiovasculares. Por lo tanto mueren por esta causa entre 3 y 9 personas diariamente.
        En el año 2002, la Agencia Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC), clasificó al humo ambiental de tabaco como sustancia cancerígena para los humanos, estimando su contenido en más de 4000 sustancias químicas, de las cuales 69 son cancerígenas. Dos países europeos, Alemania y Finlandia, han clasificado el HAT como carcinógeno y han incluido en su legislación en materia de salud y seguridad laboral, la prevención de la exposición al mismo en el lugar de trabajo, al considerarlo un riesgo laboral por su naturaleza cancerígena.
        La exposición al humo ambiental de tabaco causa enfermedad cardiovascular (aumento del riesgo de enfermedad coronaria en un 25%-30%) y cáncer de pulmón (aumento del riesgo en un 24%) en adultos no fumadores. En niños, es causa de muerte súbita del lactante, infecciones respiratorias agudas (neumonías, bronquitis), otitis media, disminución de la función pulmonar y exacerbaciones del asma .
        La exposición al humo ambiental de tabaco es especialmente perjudicial en niños y en mujeres embarazadas, asociándose en estas últimas a un mayor riesgo de aborto espontáneo, complicaciones en el embarazo y recién nacidos prematuros o de bajo peso, lo que incrementa el riesgo de muerte perinatal.
    2. Influencia de las políticas de espacios libres de humo
      La disminución de la exposición a la contaminación derivada del huno del tabaco y la reducción del consumo de tabaco que se persigue con las políticas de espacios libres de humo, llevará asociada consecuentemente una importante disminución de la enorme carga de enfermedad ocasionada por el tabaco en la población. Hay efectos muy positivos de carácter inmediato como la disminución de ataques de asma que motivan demanda sanitaria urgente de niños o la disminución de episodios de cardiopatía coronaria mortales en algunos casos, ambos en personas expuestas pasivamente al tabaco; efectos a medio plazo como la disminución de morbi mortalidad por distintas enfermedades respiratorias, cardiovasculares y otras; y, finalmente, efectos a largo plazo como son la evitación de las innumerables tragedias humanas que suponen en España los cánceres de diverso tipo, particularmente el carcinoma de pulmón.
      Las políticas que impiden la contaminación por humo ambiental de tabaco sin excepciones en los lugares de trabajo (incluidos los establecimientos de hostelería) se asocian a una disminución del consumo de tabaco del 3% al 4%, así como a una reducción del número de cigarrillos en las personas que continúan fumando; sin embargo el efecto estimado sobre la prevalencia de consumo de tabaco, se reduce a la mitad cuando las políticas son parciales y tienen excepciones (disminución del 12%).
      Los estudios disponibles indican que las políticas libres de humo tienen una influencia positiva altamente significativa en los siguientes aspectos:
      • Disminución de la exposición involuntaria al humo ambiental del tabaco
      • En el consumo de tabaco en población general
      • En el consumo de tabaco en población juvenil
      • En el consumo de tabaco en trabajadores

      Se observó, por ejemplo, el impacto de la ley 28/2005 en la exposición al humo ambiental de tabaco en diversos ámbitos (hogar, trabajo, bares y restaurantes), tanto en términos de prevalencia de exposición como sobre los niveles de humo ambiental de tabaco. Los trabajos disponibles ponen de manifiesto que las reducciones más importantes se han producido en los lugares de trabajo en los que la ley impide fumar. En cambio los trabajadores de hostelería eran el único colectivo que no presentaba una reducción importante de dichos niveles y que, por tanto, los factores de riesgo no habían disminuido.
      Los datos de ventas de cigarrillos en expendedurías de la Península y Baleares, durante el periodo de 1989 a 2008, muestran dos cambios de tendencia en tres periodos diferenciados: el primero desde 1989 hasta 1996 con un descenso del 1,6% en el número de cigarrillos per cápita, el segundo desde 1996 hasta 2000 con un aumento del 4,9% anual y el tercero de 2000 hasta 2008 con una recuperación del descenso inicial del 1,6% anual. Esta tendencia no sigue un patrón homogéneo en las diferentes comunidades autónomas, así pues se observa que las regiones limítrofes con Francia y en menor medida con Portugal mantienen un gran incremento de las ventas hasta 2005 (lo que parece sugerir una mayor adquisición de tabaco por los ciudadanos de los países vecinos).
      En el año 2006, coincidiendo con la entrada en vigor de la ley se alcanzó un punto de inflexión, en el que la venta de cigarrillos comienza a descender, efecto que puede estar relacionado con las limitaciones que establece la normativa sobre la venta y el suministro de tabaco.

  2. IMPACTO ECONÓMICO
    1. Coste sanitario y empresarial
      Según la OMS, las políticas de espacios libres de humo, se asocian a importantes beneficios económicos, ya que el tabaquismo genera unos costes empresariales y sanitarios muy elevados. Estos beneficios se producen por la vía de los costes evitados:
      • Disminución de los costes sanitarios directos atribuibles a la patología asociada a la exposición al humo ambiental de tabaco
      • Aumento de la productividad en las empresas:
        • Tiempo ahorrado en los descansos para fumar
        • Disminución del absentismo laboral por patología asociada a la exposición al humo ambiental de tabaco.
      • Disminución de los costes de limpieza y mantenimiento de los edificios (lugares de trabajo).

      En España, los costes sanitarios directos de 5 enfermedades asociadas al consumo de tabaco (enfermedad coronaria, EPOC, asma, cáncer de pulmón y enfermedad cerebrovascular) ascienden a 7.695 millones de euros anuales.
      Con respecto al coste económico del tabaquismo en las empresas, el consumo de tabaco supone unos costes anuales de 8.781 millones de euros y cada trabajador que fuma en España cuesta a su empresa unos 1700 euros al año (2008). Pero además, en el sector hostelero (restaurantes y bares fundamentalmente), este coste es muy superior al de otros sectores, ya que al coste que genera el consumo de tabaco de los trabajadores, hay que sumarle el derivado del consumo de tabaco de los clientes.
      En el año 2008 el coste económico del tabaquismo en el sector hostelero, ascendió a 447,2 millones de euros, desglosado en los siguientes apartados:

      • Absentismo laboral por enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco: 10,7 millones de euros.
      • Pérdida de productividad por el consumo de tabaco en el lugar de trabajo: 319 millones de euros.
      • Costes adicionales de limpieza, mantenimiento y conservación de instalaciones: 117,4 millones de euros.

      Usando simulaciones se estima que la aplicación de la ley supondrá, al sector hostelero, un ahorro de 90 millones de euros por los costes totales del tabaquismo (por la vía de los costes evitados) un año después de su entrada en vigor, y se prevé una disminución de estos costes con el tiempo y un ahorro mucho mayor a largo plazo.
      Este modelo prevé que, paralelamente a la reducción de los costes, la legislación provocará un aumento en los ingresos del sector por el incremento en la afluencia a los locales de los no fumadores. A esto hay que añadir los importantes beneficios para la salud de los trabajadores de la hostelería y de los clientes, al quedar protegidos de la exposición al humo ambiental de tabaco.
      Por tanto, el impacto económico estimado de la nueva normativa en el ámbito de la hostelería sería globalmente positivo.

    2. Impacto económico en el sector hostelero español
      Numerosos estudios realizados en países donde las leyes de control del tabaquismo entraron en vigor antes que en España han demostrado que estas no han tenido efectos negativos sobre el sector hostelero y en algún caso el efecto ha sido positivo.
      Previamente a la adopción de la ley 28/2005 se afirmaba por parte de las asociaciones de hosteleros que la norma produciría un impacto negativo en el sector hostelero, con una caída en el número de ventas de más de 1500 millones de euros, junto con la pérdida de miles de puestos de trabajo. Tal impacto negativo no ha sido observado sino que se produjeron tendencias positivas.
      Recientes estudios muestran que cada vez es mayor el número de destinos turísticos que son elegidos por motivos de salud y seguridad sanitaria, España como país turístico debe estar entre los países que garantizan la seguridad sanitaria, la estancia saludable.
  3. ASPECTOS SOCIALES
    1. Derecho a la protección de la salud de los trabajadores de la hostelería
      Uno de los objetivos de la Ley 28/2005 fue la creación de espacios libres de humo y de ahí la prohibición total de fumar en los lugares de trabajo para proteger así la salud de los trabajadores frente al humo ambiental de tabaco. Esta ley, no consideró el sector de la hostelería y su implantación efectiva ha constatado que la mayor parte del sector se ha decantado por permitir fumar. Es por ello necesario abordar la situación de los trabajadores de este sector para que estén en situación de igualdad con el resto de los trabajadores.
    2. Derecho a la protección de la salud de los menores
      La exposición al humo de tabaco ambiental es especialmente nociva en niños y adolescentes y no contribuye al rechazo social del tabaco, aumentando así la probabilidad de que estos menores lleguen a ser futuros fumadores. Precisamente los jóvenes de 16-24 años son los más expuestos al humo ambiental del tabaco fuera del hogar y del trabajo (72,9%).
      La Conclusión del Parlamento Europeo de 26 de noviembre de 2009 sobre los entornos libres de humo, pone de manifiesto que los niños están expuestos involuntariamente al humo ambiental del tabaco en espacios cerrados y que tienen derecho a recibir protección y a no sufrir daño por hábitos que son perjudiciales para su salud cuando ellos son especialmente vulnerables a la exposición al humo ambiental de tabaco. Son razones adicionales para ampliar los espacios libres de la contaminación causada por el tabaco.
    3. Garantizar la equidad de la aplicación de la ley en todo el territorio
      La norma aprobada en 2005 ha sido desarrollada y aplicada de forma desigual en las Comunidades Autónomas. En algunas de ellas, la normativa de desarrollo no se ha correspondido fielmente con la ley estatal y el grado de implantación no se ha seguido con el rigor que hubiera sido necesario. Esta situación aconsejaba la modificación de la norma llevada a cabo facilitando así su aplicación y garantizando la igualdad en todo el territorio español. Por ello texto de la norma es ahora más claro pues no hay excepciones ni deje aspectos abiertos a la interpretación, de forma que permite una implantación homogénea en todo el territorio nacional. Los ciudadanos saben ahora con absoluta seguridad que en ningún local de hostelería se puede fumar.

 

Más información

 

Esta obra se publica bajo una licencia Creative Commons License. Creative Commons License

funcionan las leyes y programas preventivos?

Las muertes a causa del tabaco en España se reducen por primera vez en 23 años, según un estudio de la Universidad Autónoma de Madrid

Este hábito sigue siendo, no obstante, el factor que más fallecimientos evitables sigue originando en todo el país

  • 21 de mayo de 2005

La mortalidad asociada al tabaco se ha reducido por primera vez en 23 años. En 2001, el último año del que se tienen datos precisos, se contabilizaron 54.233 fallecimientos en los que el tabaco se convirtió en su causa principal, lo que supone una de cada seis muertes ocurridas en individuos de más de 35 años en España. Tres años antes, en 1998, los cigarrillos habían provocado el óbito de 55.613, 1.380 ciudadanos más. Este cambio de tendencia, por primera vez desde que se disponen cifras (1978), no oculta que el tabaco sigue siendo el factor que más fallecimientos evitables sigue causando en todo el país y que una cuarta parte son muertes prematuras, antes de los 65 años.

Un equipo de la Universidad Autónoma de Madrid, coordinado por José Ramón Banegas, ha analizado los datos disponibles de la mortalidad provocada por el tabaco desde 1978 a 2001. Y ha llegado a una conclusión clara: “La imagen optimista derivada del probable cambio de tendencia en la mortalidad atribuible al tabaquismo no debe ocultar que el descenso observado es muy moderado, y que la carga de mortalidad atribuible al tabaquismo en España sigue siendo muy alta”. Para los investigadores, reducciones de mortalidad inducida por los cigarrillos “pueden conseguirse con esfuerzos decididos de prevención y control del tabaquismo”.

Un 31% de los españoles fuma a diario, según los últimos estudios. Pese a que se ha reducido el número de fumadores, el consumo de cigarrillos sigue estable y no oculta que las mujeres siguen incorporándose al hábito. Una encuesta del Plan Nacional sobre Drogas estimaba que si en 1997 fumaba el 27,1% de las mujeres, en 2003 lo hacía el 31,3%, frente al 42% de los hombres. Este aumento del consumo entre las mujeres ya ha tenido consecuencias, según se pone de manifiesto en el estudio de la Universidad Autónoma. En 23 años, el número de fallecimientos ha llegado, casi, a triplicarse: en 1978 el tabaco provocó el óbito de 1.281 mujeres (3,4%), en 2001 fueron 4.867 (9%).

25 enfermedades

Los efectos del tabaco se traducen en más de 25 enfermedades sobre las que tiene incidencia directa. La muerte acecha en cada una de ellas, hasta el punto que el 15,5% “de todas las muertes ocurridas en individuos de 35 y más años de edad en España” son atribuibles al hábito. El 91% de los fallecimientos corresponde a varones, lo que supone el 27,1% del total de la mortalidad masculina en España o dicho de otra forma, de una de cada cuatro muertes acaecidas por cualquier causa. Dos terceras partes de los óbitos se deben a cuatro causas: cáncer de pulmón (28,8%), Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC, 20%), cardiopatía isquémica (12,4%) y enfermedad cerebrovascular (8,9%).

Dos pueden ser las causas que justifiquen el retroceso en el número de muertes provocadas por el tabaco: la caída de la mortalidad atribuible a los varones y la reducción de las muertes por cardiopatía isquémica, tumores asociados al tabaquismo y otras enfermedades cardiovasculares. Esta reducción, en opinión de Banegas, se consolidará en los próximos años, debido al retroceso en el consumo entre los varones.

Fundación Eroski.

Esta obra se publica bajo una licencia Creative Commons License. Creative Commons License

Muertes en España por causa del tabaco

El tabaquismo provoca la muerte de 145 personas al día en España

Al año, otros 3.200 fumadores pasivos fallecen a consecuencia de su exposición al humo del tabaco

  • 2 de enero de 2012

El tabaco provoca 53.000 muertes anuales en España, lo que supone que 145 personas fallecen cada día por esta causa. Según los últimos datos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), a esta cifra hay que añadir los muertos por tabaquismo pasivo, que ascienden a 3.200 anuales.

El coordinador del área de tabaquismo de la Sociedad Española de la SEPAR, Carlos Jiménez Ruiz, explica que el tabaco constituye en la actualidad la primera causa de muerte evitable en España. El consumo de tabaco provoca ya más fallecimientos que los accidentes de tráfico o los accidentes laborales.

“El tabaco mata y es una responsabilidad de la administración política-sanitaria facilitar los recursos necesarios”, afirma Jiménez. Por ello, felicita al Ministerio de Sanidad por su decisión de mantener la actual Ley del Tabaco y reclama la puesta en marcha de medidas de protección para los no fumadores y para la prevención de su consumo entre los más jóvenes.

La SEPAR recuerda que el tabaquismo es una enfermedad adictiva y crónica, responsable de patologías cardiovasculares, respiratorias y que provoca cáncer. Además, diversos estudios científicos han demostrado su influencia en el desarrollo de enfermedades respiratorias en niños expuestos al humo del tabaco.

En la actualidad, el área de tabaquismo de la SEPAR elabora un estudio sobre el impacto de la de la Ley del Tabaco de 2011 en el tabaquismo pasivo y su morbilidad. Aunque los datos del mismo no estarán disponibles hasta mediados de enero, la organización ya adelanta que estas medidas han originado un “gran beneficio” en el área de la salud pública española.

Fundación Eroski

Esta obra se publica bajo una licencia Creative Commons License. Creative Commons License

modelo transteórico para el cambio de conductas adictivas

En 1984, Prochaska y DiClemente formularon la hipótesis de que los cambios de conducta siguen una serie de etapas más o menos estandarizadas, tanto en los cambios espontáneos como en aquellos que siguen a recomendaciones terapéuticas. Estos estadios corresponden a lo que denominaron: “las etapas del cambio”.

Este modelo fue inicialmente utilizado para predecir el abandono del tabaquismo en fumadores. Sin embargo, en los últimos años, el modelo ha ido adquiriendo consistencia y ha sido aplicado en un amplio espectro de cambios de conducta: disminución de prácticas de riesgo para la infección por el VIH, ejercicio físico, dieta saludable, etc.

El Modelo Transteórico concibe el cambio de conducta como un proceso relacionado con el progreso a través de una serie de cinco estados:

 

  • Precontemplación 
  • Contemplación 
  • Preparación 
  • Acción 
  • Mantenimiento 

 

 

Estos estados, denominados del cambio, son dinámicos (las personas que se encuentran en cada uno de ellos difieren del resto en muchos aspectos). Consecuentemente, el modelo también describe los tres factores que caracterizan a las personas en cada etapa del cambio. Estos tres factores son:

Los procesos del cambio: lo que la gente piensa y hace para cambiar su conducta.
El balance de decisión: la evaluación entre los pros y los contras del cambio.
La autoeficacia: La confianza y la capacidad para conseguir el cambio.
 

Por tanto, hay cuatro factores básicos que se relacionan en el modelo:

El dejar de fumar no sucede en un paso, la gente progresa a través de cinco etapas hasta el éxito.

El paso a través de las etapas ocurre cuando la gente utiliza los procesos del cambio.

El progreso en las etapas tempranas depende del balance de decisión que tome la persona (balance entre pros y contras de dejar de fumar).

Iniciar y mantener la cesación tabáquica requiere un sentido suficiente de confianza (autoeficacia).

Las características de las etapas del cambio son las siguientes: 

Precontemplación es el estado en el cual la gente no tiene intención de cambiar. La gente puede estar en este estado porque está desinformada o poco informada sobre las consecuencias de su conducta, o porque ha intentado cambiarla varias veces y está desmoralizada porque no ha sido capaz. Tanto los desinformados como los que están poco informados tienden a evitar leer, hablar o pensar en su conducta de riesgo.

Contemplación es el estado en el cual la gente tiene intención de cambiar en los próximos seis meses. Están suficientemente advertidos de los pros del cambio pero también tienen muy en cuenta los contras. Este balance entre costos y beneficios puede producir una profunda ambivalencia que puede hacer que la gente se mantenga en este estado durante largos periodos de tiempo. A menudo, este fenómeno se caracteriza como contemplación crónica o procastinación.

Preparación es el estado en el cual la gente tiene la intención de cambiar en el futuro próximo, generalmente medido como el próximo mes. Ellos ya han realizado alguna acción significante durante el pasado año como consultar a un consejero, hablar con el médico, comprar un libro de autoayuda, reducir el consumo de tabaco, cambiar a una marca light, etc. .

Acción es el estado en el cual la gente ya ha realizado modificaciones específicas en su estilo de vida en el curso de los seis meses pasados. Debido a que la acción es observable, el cambio de conducta ha sido, a menudo, equiparado con la acción.Sin embargo, no todas las modificaciones de conducta se pueden equiparar con la acción. La gente debe atenerse a los criterios que los médicos y los profesionales deciden que son suficientes para reducir el riesgo de enfermedad. En el tabaquismo, por ejemplo, sólo cuenta la abstinencia absoluta. En una dieta saludable, hay un consenso sobre el porcentaje total de las calorías que deben ser consumidas en forma de grasas. Este porcentaje no debe superar el 30%.

Mantenimiento es el estado en el cual la gente se esfuerza en prevenir las recaídas. Están menos tentados y tienen mucha más autoeficacia que la gente en el estado de acción. Se estima que este estado dura desde seis meses a cinco años.

Terminación es un sexto estado que se aplica en algunas conductas, especialmente las adicciones. Este es un estado en el cual los individuos no tienen tentación y sí un cien por cien de autoeficacia. No importa si están deprimidos, ansiosos, aburridos, solos, enfadados o estresados, ellos están seguros de que no volverán a su antiguo hábito. Es lo mismo que si nunca hubieran adquirido el hábito. En un estudio sobre antiguos fumadores y alcohólicos, encontramos que menos del 20% de cada grupo había alcanzado el criterio de ausencia de tentación y total autoeficacia. La terminación puede no ser apropiada para algunas conductas como el despistaje del cáncer o la reducción de grasas de la dieta. 

Medición de las etapas: 

Para medir las etapas del cambio se utiliza un algoritmo que valora las intenciones y las conductas específicas para cada etapa. Los seis ítems son los siguientes:

Pregunta: ¿Ha dejado usted de fumar?

Nunca he fumado, o lo dejé hace más de cinco años.

Sí, lo dejé hace más de 6 meses (define mantenimiento).

Sí, llevo sin fumar menos de 6 meses (define acción).

No, pero lo voy a intentar en el próximo mes y he hecho un intento de al menos un día en el último año (define preparación).

No, pero voy a intentarlo en los próximos 6 meses (define contemplación).

No, y no tengo intención de hacerlo en los próximos 6 meses (define precontemplación).

Los Procesos del cambio:

¿Qué hace que la gente se mueva a través de las etapas del cambio?. Para distinguir a las personas en cada etapa, de acuerdo a su preparación para el cambio, el modelo indica que cada persona realiza determinadas actividades a medida que progresa hacia el cambio de conducta. Todas estas actividades pueden ser agrupadas en 10 procesos del cambio. Los procesos experimentales son aquellos que buscan cambios en la forma en que la gente piensa y siente sobre su hábito.

 

Procesos psicológicos:

Aumento de la percepción del problema: se relaciona con cosas que la gente hace para incrementar su conciencia de conducta como problema, lo cual reduce las defensas hacia el cambio: Por ejemplo: buscar información, leer artículos, ver programas de televisión, etc.

Shock emocional: Ocurre cuando una persona experimenta una fuerte reacción emocional asociada a situaciones que tienen que ver con su conducta. Por ejemplo: Sentirse deprimido porque un amigo ha desarrollado una enfermedad relacionada con el tabaquismo.

Aumentar la percepción de que existen conductas alternativas en el entorno: sexo para calmar la ansiedad, ejercicio, etc.

Auto reevaluación: Reevaluación de las consecuencias relevantes asociadas con el dejar de fumar. Por ejemplo: Hechos como “ya no me siento feliz viéndome a mí mismo como fumador”.

Reevaluación en el entorno próximo: Conciencia del impacto que tiene la conducta de uno sobre los demás. Por ejemplo: Me doy cuenta de que el asma de mi hija empeora si fumo.

Los procesos conductuales son aquellos que involucran a las personas en cambiar aspectos de su conducta problema.

 

Procesos conductuales:

Promover conductas satélite: Cambios en el estilo de vida general del fumador. Se relaciona con actividades que apoyan el hecho de volverse un exfumador. Por ejemplo: Elegir comer algo saludable o beber un zumo en lugar de fumar un cigarro.

Condicionamiento contrario: Se refiere a reemplazar el fumar con un sustituto conductual. Por ejemplo: hacer ejercicio, dar un paseo, tener a mano alimentos hipocalóricos, etc.

Control de estímulos: Evitar estímulos relacionados con el tabaco y evitar situaciones que animan a fumar. Ejemplo: Poner carteles de no fumar en sitios que te pueden inducir a hacerlo, etc.

Manejo de los refuerzos: La forma en que la gente se refuerza a sí misma (o es reforzada por los otros) para no fumar.

Relaciones de ayuda: Se refiere a la confianza en los otros y a la aceptación de su ayuda así como a la búsqueda de ayuda profesional para guiar el proceso de dejar de fumar.

 

RELACIÓN ENTRE ESTADIOS Y FACTORES A CAMBIAR

 

Precontemplación

Contemplación

Preparación

Acción

Mantenimiento

Percepción del problema

 

Conductas satélites

Conductas sustitutivas

 

Shock emocional

 

 

Buscar ayuda

 

 

Reevaluación ambiental

 

Premios y recompensas

 

Percepción de conductas alternativas

 

 

Control de estímulos

 

 

Reevaluación personal

 

 

 

 

El Balance de decisión:

La motivación para el cambio se refiere a las razones que tiene un fumador para dejarlo y a la fuerza que pone en el intento. Esta motivación queda reflejada en este modelo mediante el constructo del balance decisional. Se define como la importancia relativa que una persona da a las ventajas y desventajas del cambio de conducta (dejar de fumar). Este balance decisional varía entre las etapas del cambio y, para la mayor parte de las conductas analizadas hasta la fecha, esta variación se puede predecir claramente. En la precontemplación, las desventajas del cambio de conducta exceden a las ventajas. Esto da como resultado una baja motivación para el cambio incluso aunque la gente sepa que el fumar es perjudicial para la salud. Durante la contemplación las ventajas se incrementan significativamente. Los fumadores ven ahora tantas buenas razones para dejar de fumar como para seguir haciéndolo. Esto da como resultado una ambivalencia. Quieren adoptar y se resisten al cambio. A menos que se decante la balanza por las ventajas, el fumador no tomará la decisión de dejarlo. En el estado de preparación, las ventajas superan a las desventajas. Esto permite la motivación requerida para planificar la acción. Aunque todavía queda mucho camino por andar en este sentido, los hallazgos en investigación sugieren que debemos hablar con los clientes sobre los beneficios que perciben al fumar y las desventajas de hacerlo. Sólo cuando las ventajas de dejar de fumar superen a las desventajas, los fumadores utilizarán los procesos conductuales del cambio.

 

EL BALANCE DE DECISIÓN (SUMA DE PROS Y CONTRAS)

 

Precontemplación

Contemplación

Preparación

Acción

Mantenimiento

Contras pesan más que pros

 

Pros pesan más que contras

Crecen aún más los pros

 

 

Contras se igualan a pros

 

 

 

Poca motivación para la conducta saludable

 

Hay más motivación

Mucha más motivación

 

 

Ambivalencia, sí pero no

 

 

 

 

 

La Autoeficacia:

El éxito en conseguir dejar de fumar se ha relacionado con la confianza de las personas en su habilidad para conseguirlo. Tentación y confianza son inversamente proporcionales, a medida que la tentación disminuye, la confianza aumenta. La diferencia entre tentación y confianza disminuye con el progreso a través de las etapas del cambio.

 

AUTOEFICACIA

Precontemplación

Contemplación

Preparación

Acción

Mantenimiento

Muy poca

 

 

 

Mucha

Inversa a la fuerza de las tentaciones para volver a la conducta no saludable otra vez

 

La mayor parte de los fumadores (quizás el 80%) están en las etapas anteriores a la acción. Sin embargo, la mayor parte de los programas de cesación están diseñados para fumadores que ya están listos para la acción. Por tanto, no es sorprendente ver que en estos programas haya un porcentaje de éxitos muy bajo.

 

El modelo aporta dos contribuciones importantes a los programas de cesación tabáquica: Primero, adopta un enfoque que identifica a los clientes de acuerdo a su etapa de cambio y proporciona intervenciones específicas para cada etapa concreta. Esto ayuda a incrementar la relevancia de los objetivos a las necesidades del cliente. Segundo, el modelo es capaz de describir diferencias de significado en términos de preparación para el cambio. Por  ejemplo, un gran número de fumadores en etapa de precontemplación estarían más preparados para participar en programas que no les presionaran para dejar de fumar.
Imagen
 
Copyright 2010, por los autores de los cursos. Cite/attribute Resource. Esta obra se publica bajo una licencia Creative Commons License. Creative Commons License
 

prevalencia de los hogares que gastan en tabaco sobre el total de hogares, por comunidades autónomas

prevalencia de los hogares que gastan en tabaco sobre el total de hogares, por comunidades autónomas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.